miércoles, 2 de enero de 2019

"Ven conmigo..."

No tengo memoria de un paseo en coche tan perfecto, pero ahora tendré por siempre ese recuerdo.
Paseo en coche, de madrugada, contigo, cuando mi mente estallaba y te rogué desconectarla. Entonces sentí más clarito que nunca esa protección y esos cuidados que desde siempre has sabido prodigarme, pero que en estos momentos difíciles es cuando más valoro.

Las pistas y veredas solitarias, el silencio, los negocios cerrados y tu voz, narrando y mostrándome los sitios que frecuentas, los nombres de las calles, las esquinas que tomas para ir aquí y allá, arrullándome con la tranquilidad de una ciudad que duerme y la seguridad de un hombre que vela por lo que es suyo, todo en armonía; nosotros en armonía, puppy y papacito, uno solo, los dos.

Tengo danzando en mi cabeza tus palabras adelantándome como será el próximo paseo....  Ya lo espero ansiosa, papito ❤

miércoles, 19 de diciembre de 2018

25/7

No 24/7, no, no esos números tan clásicos del BDSM. A mí, contigo, me queda corto el 24/7. 
Y lo sabes. Sabes que desde siempre me ha faltado tiempo para ser Tuya, para pertenecerte, que desde el día uno odié al reloj por no tener suficientes números, y aún lo percibo así, hoy más dentro de la calma, de la seguridad, de la tranquilidad que tengo a tu lado, ciertamente, pero todavía se me hace pequeñito el momento de oírte dormir, de hacerte reír, de esconderme entre tus brazos de este mundo de mierda y todas sus pruebas. Incluso ahora mismo siento que las semanas vuelan y no consigo todo el tiempo que me urge a tu lado, no porque no estemos juntos lo suficiente, sino porque es como ese dulce delicioso que te comes de a trocitos y no quieres que se acabe nunca y cuando finalmente devoras el último pedacito, desearías volver a tener un poquitico más... Pues eso, siempre quiero un poco más de ti, un poco más contigo, siempre me queda corto todo, siempre te extraño al segundo en que nos damos muchos muchos besitos y dejamos de estar pegaitos. Creo que soy demasiado golosa de ti, de tu voz, de tus formas, de tu cuerpo, de todos esos detalles que me enamoraron de ti y lo siguen haciendo a diario. 
Creo que lo que necesito contigo es un 25/7... o máS.

martes, 27 de noviembre de 2018

Tú, mi ciudad.

Lima eres tú. 

Porque veo tu sonrisa esperándome en las esquinas cuando voy deprisa a comprar algo que olvidé; porque tu voz me acompaña todo el largo camino de aquí al puerto los fines de semana; porque durante cualquier trayecto te siento entre mis piernas mientras las mantengo separadas... siempre separadas; porque te escucho en el barullo ininteligible de la gente en las calles, susurrándome que tú me cuidas, que estás al ladito; porque el deseo de que veas lo que yo, me hace teletransportarte a mi vera; porque el sonido de mi mar me recuerda una de las mañanas más hermosas, contigo; porque tu presencia invade mi días, mi vida, todos mis lugares, escoltándome por donde sea que vaya; porque es imposible ser tan Tuya y no sentirte pegado a mí, aquí, donde sea.

Por eso, por más... para mí, Lima eres tú.

viernes, 2 de noviembre de 2018

De los días de mierrrrrrda en los que vale la pena sonreír.



Irónico encontrar estas palabras cuando más jodido luce todo, cuanto más lejana se ve la salida, la solución, cuando la tristeza y el cansancio acumulados no dan tregua y parecen golpear a cada momento del día.

Pero... no... pensándolo mejor no es irónico, es un mensaje bien clarito de la vida (o de algún pendejo bien inteligente pues u.u) para dejar de lloriquear tanto y mejor agradecer, agradecer por la vida que sí se tiene, por el amor que sí se siente, por la compañía invaluable de esa persona, la más importante para el resto de tu existencia. Porque sí, Amo-r, no tienes idea de cuántas crisis me has evitado con tu paciencia (anoche mismo, sin ir muy lejos); de cuantísimo has librado a mi cerebro de cortocircuitos llevándome a dormir contigo, cuando a estas alturas ya parecería una peque-zombie xD; de cómo tu presencia permanente combate esa soledad que, de no ser por ti, ya hubiera invadido cada rincón de tu puppy.
Y no puedo más que agradecerte por ello, por saber que tengo el apoyo constante de aquel a quien más adoro, y sí, sonreír, porque... si lo pienso bien... soy bastante máS que afortunada 🍀


pd: ya te imaginas cómo me ha dolido el ojo... y el cerebro por la tilde ausente... :S

miércoles, 24 de octubre de 2018

:/

miércoles, 17 de octubre de 2018

Qué lindo es quererte, Amo-r.

Resultado de imagen para beautiful four leaf clover

Y saber que las pesadillas tienen enemigo,
que hasta la noche más pesada empieza y acaba contigo,
que la distancia entre mi oído y tu boca danza cuesta abajo mientras mis cabellos se alargan hasta poderte tocar... -¡y te tocan! ¡y sonríes! y yo muero de amor por ti cuando tus labios toman forma por mi culpa-,
que no hay lunes ni miércoles que inicien mal porque tú eres todos mis inicios, todos mis finales y mis más felices intermedios,
que tu voz me acuna como a niña pequeña y me controla, puta, para ti,
que nos salvamos en un mundo sentenciado y nos amamos en un mundo que no siente y respiramos, juntos, en un mundo ya sin aire.
Qué lindo, ¡qué lindo es quererte, Amo-r!
y qué fácil lo has hecho siendo tú,
y qué bien me hace sentirlo,
sentirte,
hacerte sentirme.
Demasiado bueno amarte.
Demasiado bueno, Amo-r.
DemaSiado amor ❤

Resultado de imagen para four leaf clover divider

viernes, 28 de septiembre de 2018

Pesadilla.

Me gustaba que fueras tú, con mis sentidos todavía desorientados, lo primero que percibiera; que tuviera que exigirme hacer cinco segundos de memoria para recordar que era cierto, que habías vuelto, y que de todas las decisiones que podías haber tomado, optaste por fallar a mi favor, a nuestro favor. No fue ejercicio de un día, no, fue una constante cada que se presentaba la posibilidad de amanecer a tu lado, fue un reflejo obsesivo de mi necesidad por ti, una manía, una costumbre hecha religión. Y tú, mi Dios.

Pasado.

Te has ido, lo puedo sentir en el mismísimo centro de mi cuerpo, como mil garras internas tratando de convertirme en un puño. No hay nada alrededor, no reconozco a nadie, no hay camino de seguir, no hay puerta, no se oye la lluvia. Te has ido y me ahogo sin tu aire. La ausencia inflamada hasta la fiebre me carcome la piel, los pensamientos, y el instinto más básico se emborrona con las sobras de tu voz. Mi cuerpo apenas empieza a morir; yo, ya he muerto.

DeSpierto.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Rain : U

U remember this pic?


Esta madrugada todo me llovía, todo, menos la lluvia. 

Me llovía la tristeza, me llovía el dolor -su dolor y el mío-, sus marcas en las yemas de mis dedos, la impotencia, la desesperación, me llovía el no ver salida y la incapacidad, ¡dios!, ¡cómo me llovía mi jodida incapacidad para terminar con su sufrimiento!, me sumergía el alma hasta tener que recordar volver a respirar. 

Podía escuchar el golpecito del agua contra el patio, pero no me sentía merecedora de disfrutar de ella. Y me ahogué de sequía y absurdamente te quise rescatar y no hice otra cosa que empujarte, cuando la realidad es que te necesitaba a rabiar.

Esta noche no me queda más que agradecerte, una vez más, por estar, por ser honesto, por decir lo que sientes de la forma en que lo sientes, por no soltarme, por tener las opciones y decidir quedarte.

Salvación... es lo que siempre encontré en la lluvia.
Es lo que Siempre encuentro en ti.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Entre las dos.


Nop, no hace falta para nada agregar muchas más palabras... Sé que lo recuerdaS, Amo-r 💦

lunes, 3 de septiembre de 2018

adwU.

Pesados todavía, mis párpados luchan por levantarse mientras la poquísima luz de la habitación se los impide; mis neuronas aletargadas comienzan a identificar dónde duele más, dónde menos; asoman los recuerdos de la noche anterior, los últimos sonidos... tu voz..., y entonces te escucho: respiras, cerquita a mí, dormido. Llevo tantos años escuchándote respirar, dormir, despertar... Ya debería ser parte de la normalidad de mis mañanas, pero no lo es, ya debería ser una pieza en la rutina de lo cotidiano pero aún me pellizca la sonrisa, aún me mueve ese algo en el centro del cuerpo. 

"Te amo" -lo repito tan bajito que no lo oyes, "te amo, mi Dueño".

Tu ritmo al inhalar se altera, imagino que mi voz pequeñita se cuela entre tus tímpanos y te brinca por dentro, te mueves, te siento, inhalas más fuerte todavía y dices con ese tono adormilado que me enamora a más no poder: "Mi perrita..." 


Te pido que me folles, que por favor me folles, y no tardas ni un segundo en estar dentro mío, tus palabras jadeando en mi nuca no demoran nada en follarse también mi cerebro. No sé cómo lo haces, cómo puedes decir y hacer exactamente lo que tensa mis nervios y relaja mi voluntad, pero pareces conseguirlo con tanta facilidad que llega a enojarme lo fácil que te soy. 


Y el enojo se vuelve orgasmo y el orgasmo, tu sonrisa. Y soy más Tuya, si cabe, y tus palabras vuelven a revolverme el interior: "buenos días, perrita, así amanecen las mujeres como tú...". Y yo sólo puedo pensar: "¡pinche perra con suerte!"

Te devuelvo la sonrisa, voy por máS.

miércoles, 27 de junio de 2018

Erstmals.


Lo he oído directo de tu voz varias veces, desde hace años, bajo circunstancias y situaciones que tú y yo conocemos a la perfección, entre dudas, anhelos, presiones, ganas y enredos. 
Lo he oído cuando te pesaba como todo el universo sobre la lengua y lo he oído cuando sin tú siquiera pretenderlo me lo decías, en silencio, día con día.

Pero esta mañana, aún con tus palabras adormiladas, con las imágenes todavía vívidas en tus párpados y un par de segundos después que terminaras de narrarme tu sueño, esta mañana, mi Amo-r, no sólo lo he oído, esta mañana lo he escuchado y lo he Sentido directo de tu centro al mío, al centro de mi cuerpo, al centro de mi mente y al centro de mi corazón.

Idem ❤

lunes, 18 de junio de 2018

Desaparecer debajo de ti.

El tiempo ha vuelto a volar entre tus brazos, sentada en tus piernas, adormecida por la protección que siempre me ha brindado ese lugar especial. La película, interesante como era, no ha podido competir con el asombro que me producen aún después de tantos años, la paz y el amparo que ningún ser ni sitio fueron capaces de ofrecerme jamás, ni la casa paterna, ni las amistades más entrañables, ni las relaciones más geniales, solo tú eres mi hogar sereno y feliz.

Y así, sin mucho más postre, nos hemos ido a la cama.

Me has dicho lo que harías y mi mente ha desconectado del planeta dejándome hacer y dedicándome a lo que sabemos que hago mejor: recibirte, de todas las formas posibles, recibirte. Has colocado tu cuerpo sobre el mío y he desaparecido debajo de él, porque soy demasiado pequeña y porque soy tu pequeña. 
He desaparecido como desaparecerá tu sexo dentro del mío en unos segundos. 
He desaparecido como cuando de ser tan tuya, dejo de existir. 

Desaparecer en ti me gusta, esconderme bajo tus antojos es una adicción que no podré ni querré superar nunca, estoy condenada a repetir esa conducta una y otra y otra vez, así me has hecho, así me gusta, así debe Ser.

viernes, 15 de junio de 2018

"YA"

Simple.

Son dos letras, nada más, pero se convierten en religión cuando provienen de tus ganas, de tus deseos, de tu voluntad; y entonces mi cerebro se nubla y los sonidos, todos, se acallan, el movimiento cesa y lo que sea que estaba ocurriendo, así, sin más, deja de suceder; mis dedos se mueven torpes buscando oírte, mi respiración, lejos de oxigenar mis pensamientos, los aturde, naufraga mi calma y mi disposición es la orden que se repite constante; y, adicta como soy por precepto tuyo, consumo todas las dosis posibles mientras me reclames para ti.

Simple.
Tuya.

viernes, 27 de abril de 2018

Todo oídos.

No terminas de decirlo y me reduces a un único pensamiento, una idea exclusiva, una sola sensación: "fuck!... this is gonna hurt so so much, but he wants it..." Y eso, para mi maldición o bendición, es un puto combustible en mi cabeza. El "he wants it" es todo lo que necesitas alimentar en mi cerebro para echarlo a andar.

Mi mano se eleva no sin temblor aunque ya no sea la primera vez, o quizá justo por eso, porque no es la primera vez y ya sé lo que sucederá, lo que se sentirá, lo que se escuchará.

(Lo que se escuchará....
¿Recordabas que estaban ellos apenas cruzando una delgada puerta de madera? ¿Que es posible que algunos sonidos se escuchen incluso de un piso a otro? ¡Claro que sí! Sé que lo sabes. También sé que te importó un rábano en esos momentos. Y si eso no te importó, mucho menos el ardor y el escozor subsiguientes. Querías el sonido y sus secuelas. Querías la obediencia -sin preguntas- a pesar de las consecuencias porque además, tanto es lo que me conoces, que sabías que terminaría haciéndome bien, per se et a posteriori. Querías a tu perra dócil bajo tus hilos. Y la tuviste.)

Mi mano se eleva no sin temblor, y tras unos segundos en los que aprieto fuerte mis ojos y muerdo mis labios, cae, cae violenta y ruidosa sobre mi hinchazón, sobre mi corrida... sobre TU corrida. Cae salpicando fluidos y ruido, un ruido que te complace y te llena los oídos, un ruido que me libra de una repetición indeseada y que a la vez me deja sin aliento por demasiados segundos, ansiando únicamente el oxígeno del que me provees cuando finalmente dices esas dos palabras con un vaho de orgullo, mientras me colmas los pulmones y la vida: buena perrita.

Sé que mi mano se elevará cuantas veces lo indiques, y que mi mente funcionará justo como deseas que lo haga, y que, ambos, no deseamos más que sea aSí.